Skip to content

Yo te perdono…

March 8, 2012

Colaboración de Max Acosta

Recientemente vi la película titulada “La Verdad de Soraya M”, la cual está basada en hechos reales ocurridos en Irán en la década de los 80’s. El filme nos cuenta magistralmente la desgarradora historia de Soraya Manutchehri, quien fue acusada falsamente por su esposo de haberle sido infiel (adulterio), para luego ser condenada por el pueblo y las autoridades iraníes a morir apedreada (lapidada). Según las leyes islámicas, cuando una mujer es hallada culpable de adulterio en esta región es sentenciada a ser enterrada hasta la cintura para luego ser apedreada hasta la muerte por todo el pueblo.

Ver esta este triste relato me hizo recordar y entender con mayor profundidad aquella historia que se encuentra en el libro de Juan 8:1-12, donde una mujer sorprendida en el mismo acto del adulterio, antes de ser apedreada, es llevada ante el Maestro Jesús por los escribas y fariseos. Esto con el claro propósito de tentarle y poder acusarle. El relato bíblico nos cuenta que pusieron entonces a la mujer adultera en el centro de la multitud y le dijeron: “Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?” (Juan 8:4-5).

En ese momento es como si todo se pusiese en cámara lenta, como si el aire se hiciese pesado para respirar, habían puesto la vida de esta mujer en las manos de Jesús sin ellos darse cuenta. Mas el no contestó, si no que escribía en el suelo. ¿Por qué el maestro en tan tenso momento comenzó a escribir en el suelo? La respuesta la encontramos en el libro de Jeremías 17:13 donde declara que “los que se apartan de Dios serían escritos en el polvo”, y ciertamente este pueblo se había apartado de Dios y habían torcido las leyes que él les había dado. Jesús escribió en el polvo acusando a los acusadores, pues sabía lo que había en sus corazones. Sabía que ellos habían falseado la ley, puesto que la esta requería que ambos adúlteros, tanto la mujer como el hombre debían morir si eran encontrados culpables. (Levítico 20:10, Deuteronomio 22:22)

Este pasaje bíblico nos sigue diciendo que ellos seguían insistiendo en cuestionarle, así que el Maestro se enderezó y les dijo: “el que esté libre de pecado sea el primero en arrojar la piedra en contra de ella”, y luego se inclinó y siguió escribiendo en tierra. Pero ellos al oír esto, acusados por su conciencia,  comenzaron a irse uno a uno desde el más viejo hasta el más joven, quedando solo Jesús y la mujer adultera que había de ser apedreada. (Juan 8:7-9)

Entonces Jesús se puso de pie y le hizo dos preguntas a la mujer que sin lugar a dudas cambiaron la vida de esta le dijo: “mujer ¿donde están los que te acusan? ¿Ninguno te condenó?” Y ella contestó, me imagino que con un millón de lagrimas en su rostro, “Ninguno, Señor”, entonces Jesús le dijo: “Ni yo te condeno; vete, y no peques más” (Juan 8:10-11)

A modo de Conclusión:

En la historia de la película que trata la vida de Soraya Manutchehri se cometió  una injusticia, puesto que fue acusada injustamente por un esposo que solo quería deshacerse de ella para poderse casar con una jovencita de 14 años, mientras que en la historia de esta mujer atrapada en el mismo acto del adulterio se pudo demostrar su culpabilidad. Lo cierto es que culpables o no cuando somos traídos delante de Jesús el nos perdona.  Debemos siempre recordar que Dios no nos acusa, que aun cuando todos nos señalan por nuestros errores cometidos siempre tendremos la oportunidad de ir a él y ser perdonados.

A veces Dios nos perdona, sin embargo es a nosotros que se nos hace difícil perdonarnos a nosotros mismos, pero para cualquiera de los casos anteriores la medicina es la misma: “vete y no peques más”. La historia nos cuenta que esta mujer adultera en la historia bíblica, luego de ser perdonada se convirtió en una discípula fiel del maestro y le siguió hasta y desde entonces.

Hoy tú tienes la oportunidad única de ser perdonado, de perdonarte y de perdonar a los demás, y escuchar la dulce voz de Jesús que te dice “Yo tampoco te condeno más por tu pasado, vete y no peques más….!”

About these ads
No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: