Skip to content

Lo que comenzó con un martirio terminó en una celebración

February 14, 2012

Jorge Rosario

Por más cruel, difícil o parecido a un viacrucis que parezca una situación siempre tendrá algo de positivo que en el futuro será de mucha significación.

Si no pregúntenselo a San Valentín, quien fue un sacerdote que en el siglo III casaba atento a él y a escondidas a los soldados, pues el emperador Claudio II prohibió las bodas de los jóvenes, pues entendía que los solteros eran mejores soldados, ya que no tenían ataduras.

El emperador Claudio llamó al palacio a San Valentín y el sacerdote aprovechó para predicarle el evangelio y el ejército y Gobernador de Roma lo trataron de persuadir para que “soltara eso”.

El emperador Claudio mandó a apresar a San Valentín y el oficial encargado de apresarlo quiso poner a prueba a Valentín, retándolo a que le devolviera la vista a su hija que era ciega. Y como si fuera un mandado este oró por ella y ella recuperó la vista.

Por ese hecho ese oficial  su familia se convirtieron al cristianismo, sin embargo, el emperador Claudio dejó preso a San Valentín siguió preso y más tarde ordenó que lo martirizaran el 14 de febrero del año 270. Julia, la joven que recobró la vista por el milagro de San Valentín, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba. De ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: