Skip to content

Yo le digo la verdad a cualquiera en su cara… yo soy así

December 7, 2011

Josnely Bueno

Un escorpión quería cruzar hacia el otro lado del río. Al ver al sapo nadando le pidió ayuda.

-Sapo, ¿Podrías ayudarme a cruzar el río? Ven hacia mí, me subiré en tu espalda mientras me llevas al otro lado y al llegar a la orilla podré bajar.

-Oh no escorpión, no puedo hacer eso, pues en el momento en que tú estés sobre mi espalda, me picarás con tu aguijón y moriré…

-Te aseguro, amable sapo, que eso no sucederá, no puedo hacerte daño porque si lo hiciera nos hundiríamos los dos. Confía en mí.

Al sapo le pareció congruente la explicación, y accedió.

Estando a la mitad del río, repentinamente el escorpión clavó su ponzoñoso aguijón en la piel del sapo.

-Pero escorpión! Yo confíe en tí! ¿Por qué has hecho esto? Ahora ambos moriremos!

El escorpión respondió:

-Oh, sapo, cuánto lo siento. Es mi naturaleza.

Esta historia es una fiel representación de que hay gente que aunque sus acciones sean perjudiciales para sí mismos continúan siendo como son, por la simple excusa de que “soy así”. Pero si quieres puedes, solo debes tener decisión y voluntad.

Así como el escorpión, muchos se hacen daño a sí mismos porque son así… tienen problemas con el temperamento y en vez de buscar ayuda se refugian en la palabra mágica “Tienen que aceptarme como soy”, es una persona problemática y lo mismo.

Acaso no has escuchado decir lo siguiente: “Yo le digo la verdad en su cara a cualquiera”, o de lo contrario, aquellas personas que dicen, es que el hombre es así, (rudo, no puede llorar, tiene que estar con varias a la vez, se mata con cualquiera por su hombría y se le debe aceptar, porque es su naturaleza, ellos son así).

Todo depende de una decisión, tu y solo tú eres el dueño de tus pensamientos, de tus acciones, porque eres como piensas y si cambias tu forma de pensar cambiarás tu forma de actuar, pero para empezar con el cambio debes reconocer que estás mal (de lo contrario seguirás en lo mismo), debes saber y reconocer donde están tus faltas para saber cómo trabajar en él.

Por otra parte, trata de no ser como el sapo, que sabiendo que hay peligro se fía de una promesa que se queda solo en eso… en promesas.

Recuerda que debemos ser mansos como palomas, astutas como serpientes (Mateo 10:16)


One Comment leave one →
  1. mercedes elena munoZ permalink
    December 7, 2011 4:18 pm

    oh wao!!!!!!! muy edificante, esta reflexion

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: