Skip to content

“Solo los valientes de corazón arrebatan lo que es suyo. Los cobardes no llegan a nada”

December 3, 2011

Jorge Rosario

“Leonel Fernández es hoy Presidente de la República porque ha sabido comer m….“, fue un consejo que le dijo el periodista Miguel Guerrero cuando lloraba en el baño de CDN en el momento más difíciles de su carrera, que cambió su vida porque aprendió que si se tienen sueños y metas no se puede ser débil, hay que tener coraje de donde no las tienes para poder seguir luchando. Que si te llevas de llorar y gimotear no logras nada. “Solo los valientes de corazón arrebatan lo que es suyo. Los cobardes no llegan a nada”.

Por eso tiene como frase de batalla “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, pues para ella tiene un bálsamo de fuerza y coraje.

Por lo que le recomienda a los jóvenes que no le entreguen a nadie el lugar que les corresponde. “Por ley divina nos corresponde un espacio, salgan a luchar, a romper brazos y fronteras. No se dejen vencer por más pobre que seas, lucha. Muchos han salido de la miseria y han convertido sus vidas y las de otros en verdaderos diamantes. Arrebata tu sueño y lo que es tuyo”, cuenta de manera muy enérgica.

Con alrededor de 20 años en los medios de comunicacion, explica que ama su trabajo, “no puedo desligarme de esta fiebre, esta enfermedad agridulce que me llena hasta el tuétano. De esta profesión amo la locura, la gente. Un día nunca es igual al otro. Siempre hay una historia diferente, una vida que te toca, que te deja huellas. Amo esta profesión y no me imagino sin ella”. Asi mismo, cuenta que lo que lo que menos me gusta es que la gente piensa que tienes una varita mágica para resolverles sus problemas. “También me duele ver como Don dinero va ganando la batalla entre nosotros los periodistas, porque somos tan mal pagados que el poder termina corrompiendo y comprando conciencias”, cuenta en forma de lamentación.

La productora de primer programa de noticias positivas del pais expone sobre el efecto de las noticias negativas que “El profesor Andrew Oitke en su libro «Mental Obesity» introdujo el concepto del epígrafe para describir lo que consideraba el peor problema de la sociedad moderna, y el acusa a los medios de solo informar lo violento y prutrefacto. Hoy los periodistas, se han concentrado en solo lo negativo y horropilante y salpican los hogares de tristeza y desesperanza. Sabemos que la realidad no puede negarse pero tampoco magnificar las noticias negativas al punto que todos hablen de eso hasta saturar y hacerte vomitar. Y es cierto lo que él dice, hoy la prensa se está alimentado de muertos y escándalos. La prensa no se preocupa por ayudar, por cambiar una vida, interesa más las portadas que venderás con unos cadavers achicharrados bocarriba”.

Quien ha sido periodista de medios como Rahintel en las Noticias, CDN, Telemundo, y Nuria, confiesa que nunca le contó a nadie que quería realizar un programa de noticias inspiradoras y enfocadas hacia lo positivo. “Ni siquiera yo misma estaba muy segura de hacerlo, lo que me pasaba era algo increíble pues de repente comencé a despertarme de madrugada, casi siempre a la misma hora, con las ideas, los reportajes e historias que yo debía contar. Era una experiencia como mágica y extraña. Estaba harta de andar entre cadavers, entre tiros y huelgas Yo me cansé y sentía que debía poner mi granite de arena, para que no solo la parte muerta y prodrida saliera en la televisión”, cuenta con entusiasmo.

De igual manera, agrega que era como si me estuviera embarazada y debía parir a Mil Historias, al tiempo de considerar como maravilloso ser pionera en este tipo de programas, y a eso le atribuye el éxito que está teniendo en el publico.

Y como ella cuenta la historia de muchas personas, hoy narra parte de la suya, pues entiende que Mil Historias, el cual fue un programa que tuvo que esperar varios años para sacarlo al aire, es el espacio que soñó, y lo único que le falta es un poco de recursos económicos para ponerlo como va, aunque ha hecho de la crisis un buen producto. “No tiene nada que envidiar a ningún programa, al contrario, se está generando un cambio y yo me siento muy contenta de haber puesto un granito de arena en esos cambios. Cuando algún día no esté en este mundo tendrán que recordarme como alguien que soñó con un periodismo diferente, un de esperanza, de luz y coraje y que hizo lo indecible para lograrlo”, asegura.

Aunque reconoce que nunca le contó a nadie que quería realizar un programa de notificas inspiradoras y positivas. “Ni siquiera yo misma estaba muy segura de hacerlo, lo que me pasaba era algo increible pues de repente comencé a despertarme de madrugada casi siempre a la misma hora con las ideas de los reportajes que iba a contar. Era una experiencia como magica y extraña. Estaba harta de andar entre cadaveres, tiros y huelgas. Yo me cansé y sentía que debía poner mi granito de arena para que en la televisión no solo saliera la parte muerta y podrida.

Ganadora del premio Casandra 2011 por el especial de televisión “La lucha por crecer”, sobre la historia de un joven que necesitaba hormonas de crecimiento, cuenta que fue una experiencia muy linda y sin duda será un grato recuerdo, además de que es una muestra de que el periodismo puede utilizarse para ayudar a transformar vidas si te lo propones. Así mismo resalta que para subir a recibir el premio se hizo acompañar del joven Cirilo Arias.

Alegría, sinceridad y empatía son las palabras que definen su personalidad, tal como ella afirma. “Soy muy alegre y divertida. Amo la música, bailo de todo lo que suene a música. La sinceridad es algo que me ha acompañado siempre, me duele en el alma la hipocrecía porque trato de ser sincera y honesta con la gente. Si no quiero tomar una llamada no la tomo hasta que no me siento bien para hacerlo. No sé fingir, y hasta en la voz se me nota si estoy molesta o no me agradas”.

Y esas cualidades las muestra al narrar lo que le sucedió en su niñez en Santiago Rodríguez, donde nació un 6 de julio, y donde pasó su infancia entre risas, cocoteros, montañas, sacos de mango, muñecas y jueguitos de cocina echos con jícaras de coco. “Fuí una niña muy inquieta y traviesa. La primera pela que recibí en publico fue cuando en un acto el liceo armé tremendo reperpero porque bailé el himno nacional, y de qué manera. Mi mamá, que era la directora, fue a ver lo que pasaba y tremenda sorpresa se llevó al ver su querida hija bailando el himno con aquel descaro. Aprendí la lección y desde entonces el himno nacional es sagrado para mi.

Quien estudió periodismo en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, cuenta que un día normal se desarrolla entre libretos, guiones, llamadas y abrir bien sus ojos y oídos para encontrar las verdaderas historias. “Desayuno y almuerzo entre teclas, y para colmo ahora tuiteo”, cuenta entre risas. Pero aunque su tiempo libre es muy limitado, saca tiempo para leer, bailar, escuchar a sus hijos hacer chistes y verlos tocar guitarra, estar en familia. “Soy muy familiar, es difícil que me veas en la calle. Amo mi hogar, que es mi refugio. Quisiera que todo el mundo tenga uno como el mío”, afirma. 

Y aunque desde hace varios años su carrera ha ido en acenso y goza de gran popularidad, no la hecho olvidarse de donde proviene todo, pues resalta que su relación con Dios es muy especial. “A toda hora hablo con él y le digo que mucho cuidado con abandonarme. Le digo: Diosito, tú dices que tus hijos nunca serán abandonados, así que tú sabes que Mil Historias es tuyo. Tú lo inspiraste. Manda patrocinadores, jajajaja”, cuenta de manera jocosa.

Asi mismo, Judith Leclerc afirma que le alegra resolver un caso y llevar alegria con su trabajo, mientras que le entristece la desigualdad social, que alguien tenga que suplicar por salud, por asistencia. Ademas de los miles de niños que no pueden comer porque no tienen con qué, “son tantas las cosas que me duelen y que me gustaría poder cambiar como si fuera maga”. Quizas por eso es que admira las personas sinceras y sencillas, por considerar que arrastra la humildad.

Es por eso que considera que si pudiera cambiar algo del país sería “La partidocracia de la M……, me gustaría tener un Baygon y fumigar a todas esas lacras sociales que nos han vendido sueños, que se han burlado de este país y su gente, que nos han robado y aniquilado como sociedad. Quisiera tener un mejor país, con niños que asistan a la escuela y que esta sea una escuela decente, que todo mundo tenga pan para comer, con hogares sanos y estables. Sueño con tantas cosas…”.

One Comment leave one →
  1. December 4, 2011 7:11 pm

    Esa es mi gran amiga Judith Leclerc, una luchadora y gran ser humano, sencilla ,humilde y trabajadora ,que se has sabido ganar el corazon de todo el que la conoce..yo soy uno de ellos…manita te quiero mucho …Pa Alante…no deje nunca de soñar!!! por que eso es para nosotros los emprededores nuestra bujia de creacion cada dias..

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: