Skip to content

La fobia, una enfermedad que a cualquiera mete miedo

November 5, 2011

Wendy Mejía

La mayoría de personas viven con miedo a cosas, aspectos naturales, y situaciones, a lo que llamamos, fobias específicas; Que  son miedos irracionales y patológicos a objetos o situaciones muy concretos. La persona con una fobia específica sufre un temor muy intenso ante la presencia o la anticipación del objeto o situación fóbica. Generalmente, las personas con fobias concretas reconocen que el miedo que sienten es excesivo y que no responde a una amenaza real, pero que sin embargo, “no lo pueden controlar”.

Existen numerosos tipos de miedos, de hecho, podemos encontrarnos con los miedos más comunes como el miedo a volar o el miedo a los ascensores hasta los más diversos como el miedo a los espejos. Los más frecuentes son:

Fobia a los animales: Existen miedos a todo tipo de animales pero los más temidos son las serpientes, las arañas, los gatos, los ratones, los perros, los pájaros y todo tipo de insectos.

Fobia a la sangre (hematofobia), las heridas y las inyecciones;

Fobias a aspectos del ambiente natural: son miedos a todo tipo de aspectos de nuestro ambiente como el miedo a las tormentas, al agua y el más frecuente, el miedo a las alturas.

Fobias situacionales: son miedos a estar en determinadas situaciones, los más frecuentes son:

Miedo a volar en avión (aerofobia)

Claustrofobia: miedo a los espacios cerrados

Miedo a las alturas (Acrofobia)

Brontofobia: Miedo a las tormentas

Otras Fobias: temores a asfixiarse (fagofobia), vomitar (emetofobia), temores a los globos (glofobofia), temor a los espejos (catoptrofobia), entre muchas más.

Generalmente, las fobias específicas se van a mantener toda la vida sino se realiza un adecuado abordaje psicológico. En la mayoría del los casos la persona va a vivir con el miedo tratando de evitar el objeto o situación temida cuando sea posible. Si lo que teme es algo poco frecuente como serpientes o ratones, probablemente la persona no tendrá dificultades en convivir con su fobia sin apenas molestias.

Sin embargo, en otras ocasiones, cuando el objeto o la situación temida son frecuentes y necesarios para la vida de la persona la fobia puede ser un importante obstáculo y generar graves consecuencias para la persona– pensemos en una persona con miedo a los ascensores que trabaja en un décimo piso o en una persona que vive en un pueblo aislado y tiene miedo a los coches. Incluso, en los casos más graves, la fobia se puede agravar con la presencia de crisis de ansiedad o ataques de pánico ante la presencia del objeto o situación fóbica.

 

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: