Skip to content

Cómo combatir la ola de calor

July 7, 2011

Wendy Meja

Un nuevo estudio de la Universidad de Stanford ofrece previsiones de que el cambio climático global conducirá a una transformación permanente y a veranos inusualmente calurosos en los próximos años.

Por su parte, las autoridades de salud locales alertan sobre las altas temperaturas registradas en esta época del año, con el propósito de evitar muertes y problemas de salud en la población.

El Ministerio de Salud Pública recomendó el consumo de comidas ligeras y refrescantes como frutas y vegetales por su alto contenido de agua, fibra, vitaminas y otros nutrientes.

Asimismo, recomendó ingerir líquidos con mayor frecuencia, en particular, si se está expuesto al sol, a la práctica de algún ejercicio o deportes competitivos o actividades recreativas que impliquen consumo de energías, evitar las ropas muy gruesas y de colores oscuros.

De importancia

Con el sol y el calor sudamos más y, consecuentemente, la pérdida de líquidos se incrementa. Si a esto se le añade que cuanto más liquido se pierde, más disminuye la capacidad del organismo para regular la temperatura, se entiende lo fundamental que resulta reponer esa agua. Pero no debemos esperar a sentir sed para tomar agua: la boca seca ya es síntoma de deshidratación, y el instinto de beber se pierde con la deshidratación progresiva. Por ello, no hay que confiar en la sed y conviene beber regularmente de 8 a 10 vasos a lo largo del día. Y cuanto más humedad, mayor cantidad de agua ingeriremos. Calor, humedad y ejercicio físico son las condiciones idóneas para que aparezca un cuadro de deshidratación. Una pérdida del 2% del agua corporal supone la pérdida del 20% de la energía física, el agotamiento se acelera con la pérdida de líquido y cuando se pierde el 20% del agua del organismo se eleva el riesgo de sufrir complicaciones graves.

Recomendaciones generales

Según la revista Vida y Salud es preciso tomar estas pautas en consideración:

Beba de 1,5 a 2 litros diarios de agua, y en este  verano y  si practica ejercicio, ingiera un aporte extra de líquido sin esperar a que la sed le avise.

Las dietas ricas en grasas y proteínas requieren más líquido para eliminar sus restos metabólicos, ya que estos alimentos contienen menos agua que otros productos.

El calor, la humedad y el ejercicio físico aumentan notablemente los requerimientos de agua de nuestro organismo.

Quienes padecen cálculos de riñón, arenillas o infecciones urinarias deben beber más líquido.

Café, alcohol, te y otras bebidas similares son diuréticos e incrementan la eliminación de líquido por la orina. Cuidado con ellos.

Infecciones, fiebre, vómitos y diarrea ocasionan una rápida pérdida de líquidos, a la que los ancianos y niños son más sensibles, que hay que reponer de inmediato. Un preparado de farmacia o un suero casero (agua con una pizca de bicarbonato y unas gotas de limón y azúcar) ayudarán a restituir de inmediato el líquido necesario.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: