Skip to content

Estrés laboral, sensación de incapacidad en cumplir metas laborales

May 30, 2011

Wendy Mejía

La presión del trabajo y las exigencias de la vida nos llevan a experimentar y a sufrir el estrés y sus grandes  consecuencias.

Para dominarlo  debemos llevar una actividad serena, ser capaz de acometer los retos que nos depara la vida y mantener una serenidad reconfortante.

Si aprendemos a controlarlo, mejorará nuestra calidad de vida y nos sentiremos más felices. Además, reduciremos sus efectos psicosomáticos (cefaleas, insomnio, problemas gastrointestinales) y los psicológicos (depresión, ansiedad, fobias, problemas sexuales…).

Podemos aprender a desconectarnos, dejar los problemas en el trabajo y centrarnos en disfrutar de nuestro tiempo libre, una  clave importante para dominar esta condición.

Estadísticas:

Según la Organización Internacional del trabajo (OIT), se calcula que entre un 30% y un 40% de los trabajadores sufren estrés laboral y que más del 50% de las bajas laborales se deben a problemas relacionados con el estrés. Según la OIT, las mujeres sufren mayor estrés laboral debido a su menor remuneración en puestos equivalentes y, en algunos casos, por el acoso moral y/o sexual al que se ven sometidas.

Etimología.

Podemos definir el estrés laboral como: “La sensación de incapacidad para asumir los retos que se nos presentan en el ámbito laboral”.

Se produce cuando la tensión del trabajo supera nuestras posibilidades de respuesta, lo que genera una serie de reacciones de tipo fisiológico, cognitivas y psicomotoras.
En términos generales se puede hablar de dos tipos de estrés:

Estrés Positivo (EUSTRÉS). Es el fenómeno que se presenta cuando las personas reaccionan de forma positiva, creativa y afirmativa frente a una determinada situación. El eustrés nos permite resolver con energía y de forma objetiva las dificultades que se presentan en la vida, nos permite desarrollar nuestras capacidades y destrezas.

Estrés Negativo (DISTRÉS). Cuando las demandas son excesivas, intensas y/o prolongadas en el tiempo y superan la capacidad de resistencia y de adaptación del organismo, se pasa al estrés negativo o mal estrés. En general, cuando hablamos del estrés nos estamos refiriendo al distrés.

Consecuencias:

Las consecuencias cognitivas o emocionales más frecuentes son: preocupación, temor, inseguridad, dificultad para tomar decisiones, miedo, pensamientos negativos sobre uno mismo, pensamientos negativos sobre nuestro trabajo, pensamientos negativos sobre la actuación de los compañeros/as, temor a que se den cuenta de nuestras dificultades, temor a la pérdida del empleo, dificultades para pensar, dificultades para concentrarse, etc. El hecho de que una persona sufra estrés laboral no significa que tenga que sentir todas estas manifestaciones, sentir dos o tres son suficientes para generar malestar.

Las consecuencias físicas más frecuentes del estrés laboral son: sudoración, tensión muscular, palpitaciones, taquicardia, temblor, molestias en el estómago, otras molestias gástricas, dificultades respiratorias, sequedad de boca, dificultades para tragar, dolores de cabeza, mareo, náuseas etc. Las personas con estrés laboral no tienen por qué manifestar todas estas conductas fisiológicas.

Las consecuencias conductuales más frecuentes que suelen manifestar las personas con estrés laboral son: fumar, comer o beber en exceso, evitar las situaciones temidas, intranquilidad motora (movimientos repetitivos, rascarse, tocarse, etc.), ir de un lado para otro sin una finalidad concreta, tartamudear, llorar, quedarse paralizado, no siempre se manifiestan todas, sino algunas  conductas a la vez.

Hay técnicas psicológicas que ayudan a combatir  el estrés laboral, en caso de que esta sensación se convierta en una constante y produzcan problemas físicos como

Psicológicos, se debe recurrir a un especialista  para que nos ayude.

“Reír mucho y a menudo, ganarse el respeto de las personas inteligentes y el afecto de los niños; apreciar las críticas honestas y soportar el abuso de confianza de los falsos amigos; apreciar la belleza y buscar lo mejor en los demás; dejar el mundo un poco mejor con hijos sanos, un “pedazo de jardín” o mejorando la condición social; saber que una vida ha transcurrido más fácilmente porque tú has vivido. Esto es haber triunfado”.
Ralp Waldo Emerson

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: