Skip to content

“Y habiendo dado gracias, lo partió”

May 25, 2011

 Yvelise Mena

“Tomen y coman; esto es mi cuerpo;  esto es mi cuerpo” (1ª a los Corintios 11:24)  Es muy probable que los discípulos no hayan entendido nada, Jesús se estaba entregando, sería partido por ellos y le estaba dando gracias al Padre por ese sufrimiento que vendría, porque aunque sabía cuan duro sería, lo hacía por amor.

Hace unos días pasaba un momento muy difícil y Dios trajo a mi mente este pasaje que tantas veces he escuchado.

Jesús en el momento más difícil de su vida fue capaz de dar gracias en medio del dolor y entregar su cuerpo para que Dios se glorificara e hiciera su voluntad. Ahora me toca a mi; estaba siendo partido porque quería hacer la voluntad de Dios y debía aprender varias lecciones de vida y fue cuando Dios me dijo: “Acuérdate de mi y de lo que hice y haz lo mismo”.

Dios me habló a través de éste pasaje de manera particular y para mi tiene un significado añadido y muy, pero muy especial.

Si quería hacerla Voluntadde Dios debía voluntariamente dar gracias mientras mi cuerpo era partido, mientras sufría, si hubiese tomado una actitud contraria (como hice durante un tiempo) el Señor nunca hubiese sido anunciado en mi vida; recordé que mi vida ya no me pertenecía y si mi cuerpo debía ser partido debía acordarme de lo que hizo el Señor: Dar Gracias.

Señor, te doy gracias porque entiendo que solamente un pan que es partido puede ser compartido.  Jesús fue partido y su amor compartido con muchos hasta hoy y ha llegado hasta mi… dame las fuerzas para que cuando tenga que ser partido, cuando tenga que pasar pruebas y dificultades por Ti, pueda ser agradecido y que los pedacitos que salgan de mi bendigan la vida de muchos.

Amén.

One Comment leave one →
  1. Olga permalink
    May 26, 2011 5:29 pm

    ¿Por qué conmemorar la muerte de Jesús?
    La respuesta tiene que ver con lo que esa muerte implicaba. Jesús murió como el mayor defensor de la soberanía de Jehová. De esa manera probó que Satanás miente al acusar a los seres humanos de servir a Dios solo por motivos egoístas (Job 2:1-5; Proverbios 27:11). Al morir como humano perfecto, Jesús también “[dio] su alma en rescate en cambio por muchos” (Mateo 20:28). Cuando Adán pecó contra Dios, perdió la vida humana perfecta y las perspectivas que esta ofrecía. Pero “tanto amó Dios al mundo [de la humanidad] que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16). En efecto, “el salario que el pecado paga es muerte, pero el don que Dios da es vida eterna por Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 6:23).
    Por eso, la muerte de Jesucristo está vinculada a las dos mayores expresiones de amor: el gran amor que mostró Jehová por la humanidad al dar a su Hijo, y el amor abnegado que Jesús demostró por la humanidad al estar dispuesto a entregar su vida humana perfecta. La Conmemoración de la muerte de Jesús magnifica estas dos expresiones de amor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: