Skip to content

Zarandeado por las olas…

April 16, 2011

Por Yvelise Mena

En muchas ocasiones la vida se torna zarandeada por gigantes oleajes que nos desvían a caminos inciertos y nos llevan a canales poco transitados;  sin darnos cuenta estos desvíos son herramientas que hacen girar toda la vida que antes estaba proyectada.

Llegan tormentas, turbulencias, embarcaciones y toda clase de oleajes que nos arrastran a un punto…  provocando una ola de transformación.                  

Es en ese camino que existe la parte más alta donde sin dudas, todos queremos estar… antes de que el barco se hunda, cruzar al otro lado es el objetivo.

Un sentimiento de miedo, pánico al reconocer lo perdido nos pone en alerta… es ahí donde se conjuga todo lo olvidado, necesitado y deseado… ¿que escoger?  ¿Perder… ganar?

Nos vemos frente al gran vacío de saber escoger, arriesgarnos y vivir la travesía, que no sabemos la real o in cierta será. Entonces,  algunas veces perder el equilibrio por amor… es encontrarlo. (Sujeto a interpretación); ¿pero que encontramos? los deseos, el sabor amargo de las injusticias, el odio, la mentira y esa mirada que nos divide el alma; que nos lleva a experimentar las más bajas de las inmundicias de nuestro ser. Ahí donde nos sabemos que existe llegamos y nos vemos en la cruda verdad de lo que realmente existe muy dentro de nosotros.

En este inicio de la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo la vida nos hace una invitación a ser parte de estas tres vivencias tan reales profundizando, desenmascarando y restaurando nuestra existencia.

En el Evangelio según san Juan 10, 31-42 leemos un relato que nos emana a cuestionarnos y ver lo que hay dentro de nosotros mismos.

Los judíos tomaron piedras para apedrear a Jesús y este le dijo: “Les hice ver muchas obras buenas que vienen del Padre; ¿Por cuál de ellas me quieren apedrear?”. Los judíos le respondieron: “No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino porque blasfemas…”

Hoy Jesús nos hace la misma pregunta, “y tu ¿por que me hieres?” Y nos vemos ante la cuestionante… Yo Señor?… Si tú.

Tu que no ves lo bueno, lo agradable, lo real, lo mucho, las bendiciones, el amigo, el hermano, la bondad, la caridad y en muchas ocasiones no vivimos el mandamiento que nos da el Señor “Ámense unos con otros, como yo los amo a ustedes” (Juan 15,12). 

Es en medio de ese oleaje que Jesús nos estimula a vivir en el amor, por los que no tienen, por los que no saben, por los que se equivocan…. Y ese amor se demuestra dando; bienes materiales, tiempo, comprensión, cariño, enseñanzas, etc. 

A no ver el punto negro en la sabana blanca, sino más bien a disfrutar de todo lo bueno y bello que hay en ella. “Porque las turbulencias, ni lo profundo, lo amargo, lo vacío ni la muerte ni la vida, ni el presente ni el futuro, nada podrán apartarnos del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor”. (Romanos. 8, 38-39)

Se valiente y atrévete a vivir este tiempo arraigado a Cristo en medio de la tempestad que asota tu vida… El que padeció, murió y resucitará por ti te dará VIDA ETERNA EN MEDIO DE LA NADA.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: