Skip to content

¡Bien puesto hasta para ir al supermercado!

December 12, 2010

Sussy Jiménez
 
Lo que pasa ese día que decides salir sin pensar mucho en como te ves.
 
 Hay días en que te importa muy poco como te ves, ya sea por el cansancio del día anterior o simples ganas. El hecho de que a ti no te importe, pues está bien, el problema radica cuando precisamente ese día solo te falta encontrarte con el presidente, y no exagero.
  
Tienes ese día full de ocupaciones, por lo menos ese día libre de la universidad, ese pobre día lo llenamos de responsabilidades y si logramos realizar la mitad nos sentimos como súper héroes.
 
Para el súper nos levantamos temprano, 8 00, 8 30am, buscamos lo mas sencillo que tenemos en el closet, es decir, lo feo, viejo y roto, un pantalón corto y un t-shirt que hace tiempo se podía decir que era negro, ni nos peinamos, cometemos el error, el gran error, de quedarnos con el tubi, y una redecilla de doña en la cabeza.
 
Cuando nos decidimos a salir, el vecino que siempre nos piropea en las mañanas no dice ni ji, (ni ji es un dominicanismo que quiere decir en este caso que no dijo nada).La vecina por su parte te ve y te dice, “fulana tráeme una funda de pan que te la pago aquí”, ¡alerta! al verte la facha la confundió con la facha de colmado. La facha de colmado es aquella en la cual no piensas mucho y solo te  la pones y ya, un t-shirt desteñido y roto, calisos etc.

Todo esto pasó y ni siquiera va media mañana.
 
Llegas al súper, te deja la guagua a una esquina, el chofer te dio como de costumbre la ñapa de tu parada, pedida como siempre con anticipación, pero siempre quieren darte una ñapa que se traduce a una esquina extra.
 
Entras al súper con el tubi a medio desbaratar por la brisa. Tomas tu carrito y empiezas tu recorrido, vas al área de cuidado personal porque te diste cuenta que te hace falta shampoo, crees oír la voz del que fue tu novio hace tres meses, pero tu lo dudas ya que el odiaba ir al súper o al menos eso te decía a ti, caminas confiada de que no es el, ¡error! Sí, es el, con su nueva novia, por la que te dejó que parece sacada del catalogo de Victorias Secret. Tú inmediatamente piensas: “Fulano no me puede ver así, ahora sí se va a sentir seguro de que lo mejor que hizo fue cambiarme por ella, y si ella me ve me va a comer viva y se creerá superior por yo andar en estas condiciones, ni muerta me dejo ver”.
 
Tú, al borde de un ataque de nervios te colocas en la cara un galón de shampoo de los que venden en colmados y caminas disimuladamente, respiras al llegar a otro pasillo con la satisfacción de haber pasado desapercibida.
 
En ese pasillo de artículos de limpieza, te encuentras a tu madrina, conocida  como “boca de megáfono”, que nunca te ha llamado para tu cumple, ni te ha regalado nada, pero es tu madrina por el simple hecho de ser unas de las mejores amigas de  la infancia de tu mamá.
 
Ella bullosa como siempre dijo tu nombre tal cual, que solo faltó que lo escucharan en Cutupú, La Vega. Tú rápidamente reaccionas “shhhhhh shhhhhh madrina, como la lechuza, silencio que ya la escuchè”.
 
Terminas ese tortuoso día de compras con una larga fila de pago, todas las cajas llenas, y tú percatándote de no ser vista en un súper lleno de gente.

¿Fulana? ¿Eres tu? es lo que escuchas detrás de ti, si, es ese mismo del que te escondías tu ex novio, y tu muy calmadamente le dices, “perdon joven, yo creo que usted me esta confundiendo”. Nos atrevemos a mentir descaradamente en una situación de presión como esta, es increíble como lo hacemos.
 
Para que esto no te pase tienes siempre que salir bien puesto de tu casa, no importa el destino, a veces los seres humanos simplificamos todo y después nos quejamos de los resultados que obtenemos al hacerlo, generalmente cuando pensamos que un día va a ser fácil y sin mayor preocupaciones es el día mas difícil.
 
Para ir a sitios como el súper, la farmacia, la peluquería, entre otros usa ropa sencilla pero en buen estado y con todo su color, unos buenos jeans siempre son una buena opción, un t-shirt fresco y cómodo, al igual que los zapatos. En el cabello, una colita de caballo o llévalo suelto pero nunca en tubis o las famosas anchoitas.
 
Cuida tu imagen porque es la que habla por ti.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: