Skip to content

Una enfermedad silenciosa

November 28, 2010

Wendy Mejía

Cuando se obstruyen las arterias coronarias que son las que le dan al corazón los nutrientes y el oxígeno que necesita a través de la sangre surge la llamada enfermedad de las arterias coronarias (EAC).

La causa de esta enfermedad del corazón, es la acumulación de partículas de colesterol malo, triglicéridos, ácidos grasos que forman una placa conocida como placa de ateroma que se deposita en el interior de las paredes de las arterias. A esto se le conoce como ateroesclerosis y endurece y reduce el diámetro de las arterias. A medida que las arterias se tapan más, el corazón recibe menos sangre y es cuando se puede experimentar dolor en el pecho o angina de pecho, que se puede acompañar de dificultad para respirar y otros síntomas. El episodio más grave de la enfermedad de arterias coronarias es un infarto o ataque al corazón.

La enfermedad de las arterias coronarias se desarrolla durante años sin que te des cuenta. Silenciosamente se abre campo en tu organismo, y puede que para cuando tengas los síntomas, sea demasiado tarde. Por eso, la clave está en tomar medidas preventivas al respecto. Los hábitos de vida son claves para evitar o disminuir la velocidad con la que progresa esta enfermedad del corazón. Sugerencias para prevenirla:

  1. Hacer ejercicio diario: Reduce los factores de riesgo de la enfermedad de las arterias coronarias: como colesterol elevado, diabetes, hipertensión y obesidad.
  2. Deja de fumar.
  3. Lleva una dieta sana a base de frutas, verduras y granos integrales.
  4. Controlar los niveles de colesterol: Hacerse una prueba para medir el colesterol cuando se cumplen los 20 años y cada 5 años a partir de entonces.
  5. Medir la presión sanguínea para saber si está dentro de límites normales.
  6. Perder peso, sobre todo si se tiene grasa acumulada alrededor de la cintura.
  7. Si padece de diabetes, mantener los niveles de glucosa en la sangre bajo control.
  8. Controlar el estrés mediante prácticas como el Yoga, la meditación o los masajes, por ejemplo. Si se controla el estrés y la ansiedad el corazón  lo agradecerá.

Consultar con un médico sobre los factores de riesgo para desarrollar la enfermedad de las arterias coronarias, especialmente, si hay antecedentes familiares de parientes con ataques al corazón o hay factores de riesgo como diabetes, obesidad, hipertensión, si fumas, si hay colesterol y/o los triglicéridos elevados o no se hace ejercicio.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: