Skip to content

A la memoria de Freddy Beras

November 4, 2010

Jorge Rosario

Con esta entrevista que veremos a continuación clamamos por el eterno descanso de Freddy Beras Goico.

Para muchos es el apóstol del humor, para otros es el hombre televisión. Sin embargo Freddy Rinaldo Antonio Beras Goico se define como una persona con virtudes y defectos que se dedica a una profesión que es seguida por todas las personas pero que tiene igual responsabilidad que ser chofer, picar piedras, hacer mandados o cualquier otro trabajo.

 Nacido en el Seibo el 21 de noviembre del 1940, es hijo de Antonio Beras Rojas y Anyolina Goico Morel. Es el cuarto hijo de cinco que tuvieron sus padres, todos varones,  que además ellos creían que iba a ser hembra porque sus primeros hijos también eran varones.

Además, es padre de cinco hijos, que a su vez le han dado varios nietos.

 Como nos cuenta en un encuentro sostenido en su oficina ubicada en el tercer nivel de la compañía en donde se produce su programa, un día normal en su vida inicia en las primeras horas de la mañana, en la que se prepara para ir a la empresa. Al medio día come con su esposa en la oficina, pues ella es la encargada de la parte administrativa desde hace varios años. A las 5 de la tarde sale hacia su casa a prepararse para ir al programa, de 8 a 10 de la noche hace su espacio televisivo, se va a las 10 y al llegar a la casa lo dedica a ver un buen programa de televisión.

 Freddy es publicista, abogado con una maestría en derecho internacional, además de que estudió televisión en Brasil, Colombia y otros países.

 Sus inicios en la televisión se encuentran en el 1959, cuando era operador de cámaras en Rahintel y necesitaban un presentador para sustituir por un día al conductor de un programa llamado “Sufra las Consecuencias”. El programa era de media hora y él estaba tan nervioso que lo condujo en doce minutos. Con una risa que apenas podía hablar narra que el productor se le puso de frente con los brazos cruzados: “¿y ahora que hacemos?”.

 Tiempo después, explica que él y su familia se exiliaron en Colombia y regresaron después de la caída de Trujillo.

 Para él, El Gordo de la Semana fue parte de su metabolismo, casi parte de su vida. “fueron treinta años sin comer en familia un domingo, treinta años si celebrar un día de las madres o un día de los padres”. Sin embargo, aclara que después de la salida del aire de este no le hizo falta porque ya su ciclo de vida había terminado y se sentía un poco cansado.

 Los piques los disminuido porque, según como dice, su esposa y algunos amigos le han hecho entender que la gente se fijaba mas en cómo decía las cosas en vez de ver qué decía.

 Al hablarle sobre los premios que se le han otorgado en su trayectoria se refiere a ellos como un estimulo para seguir adelante, porque “uno no es de chocolate ni de goma”.

En su trayectoria de 51 años en la televisión son muchos los que ha recibido, los cuales adornan el pasillo que conduce a su oficina.

 La frase con la que mas se identifica es “prohibido triunfar”, refiriéndose a las personas que creen que el otro debe ocupar su lugar pero que no hacen nada para ganarse ese puesto.

 El humor que se realiza en la actualidad lo evalúa como bueno, con algunos malos como siempre se da. Mientras que la televisión dominicana la califica como buena dentro de las limitaciones económicas que tenemos.

 La credibilidad que ha obtenido con los años se la atribuye a que nunca ha engañado a nadie y a que siempre ha hecho las cosas lo más transparente posible.

 En tanto que su éxito en los medios entiende que se debe al trabajo que ha desempeñado.

La problemática social que más le preocupa del país es la educación debido a que los gobiernos nunca han hecho la inversión necesaria para que podamos progresar y porque el profesorado actual no es el mejor preparado y muchos de ellos sólo están pensando en sindicalismo.

A su juicio, El antes y el después de su carrera fue su participación en el musical Víctor Victoria por la dimensión que tiene ese espectáculo.

Con una voz de seriedad de la que cualquiera puede quedar convencido, dice que ha pensado en el retiro. “yo creo que de aquí a quince o veinte años es tiempo suficiente para eso”.

Antes terminar el encuentro, que aunque transcurrido hace alrededor de año y medio no es menos interesante, aconseja a los jóvenes a que busquen de lo espiritual, siempre se lleven de sus padres y se preparen académicamente “para que no caigan el las malditas garras de la ignorancia”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: