Skip to content

Princesas del mármol

February 8, 2010

Esmerarda Montero

La risa se hace permanente en sus rostros, pero la tristeza es eterna y oculta. La noche es su manto y el alcohol su ayuda idónea.

Vetadas por su profesión, usadas por los solitarios, son ellas, las cenicientas de salto y esquina, como muchos llaman a las de la vida fácil.

Las seis de la tarde parece activar un timbre en la avenida Duarte, y las que fueron desterradas del parque Enriquillo ocupa los puntos más visibles.

La noche sigue avanzando y la clientela llega poco a poco, una a una desfila como cerámicas en vitrina.

Las chanzas y las frases impúdicas abundan entre ellas, han aprendido a burlarse de la vida y a dejar esencia en casa junto al espíritu, para mandar al cuerpo a cumplir con la ingrata misión. La madrugada la consume y el amanecer las despide cansadas, más gastadas cada noche.

2 Comments leave one →
  1. February 10, 2010 12:42 pm

    Leer tus escritos es como degustar de una prosa contemporanea y rebelde, constataría a la realidad social, crítica y sin perder el brillo de lo bello que nos regala la literatura. Ancio ver algún trabajo más extenso sacado de tú mente.

    Enhorabuena!!!

    • esmeralda permalink
      February 18, 2010 7:37 pm

      gracias, es maravilloso saber que mi manera de ver la vida es compartida por seres como tu , tu sed sera saciada creeme

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: